Día de Muertos


El jueves 2 de noviembre, día de muertos, vivimos un viaje a través de las tradiciones de México en la cafetería de PEGL.Los alumnos de las clases de Historia del Arte y Apreciación Estética presentaron un espectáculo que terminó con una deliciosa merienda a base de pan de muerto, para seguir con el ambiente festivo de las fechas.

La idea de todo surgió de una investigación que realizaron los alumnos de Comunicación Verbal y de Introducción a las Ciencias Sociales. La información se convirtió en una representación en pequeño de la tradición precolombina respecto a la vida después de la muerte, continuando con las tradiciones que la colonia nos dejó.Una familia mexicana nos mostró todo esto: el abuelo contó a la nieta cómo se podía ganar uno de los tres cielos de la tradición mexica, y cómo podía pasar los 8 inframundos para llegar al descanso eterno. En la imaginación de la niña aparecieron el super portero, el perro de marimar, y otros personajes que nos ayudaron a imaginar su versión de las tradiciones narradas por el abuelo.

Al terminar la narración la familia se dispuso a instalar su altar de muertos, haciendo adaptaciones para los niños muertos sin bautizar, los bautizados, y los adultos según la tradición de Puebla y Xochimilco, además de explicarnos variaciones según las costumbres de Oaxaca, Morelos, y otros estados. Vimos a una vendedora de la plaza de difuntos y, al llegar el día 2 al mediodía, algunas personas elegidas salieron a pedirnos colaboración para el altar de los que no tienen parientes, para después terminar comiéndose todo en la iglesia.

También vimos, en nuestro viaje, cómo una semana después llegan, guiados por las luces y aromas, las almas de los asesinados y ahogados, pero los primeros se quedan en el patio hasta cumplir 2 años de muertos, que es cuando "se alivian" y pueden pasar a la casa.Para conectar todas estas tradiciones con la actualidad escuchamos alumnas cantar una canción oaxaqueña típica de estos días, y una canción de Chava Flores que nos cuenta como las costumbres han ido degenerando al mexicano, en muchos lugares, han convertido a la muerte en una excusa para festejar, jugar a las cartas, y hasta perder al muerto en una apuesta


Elementos esenciales de una ofrenda familiar y su significado


EL ALTAR: El altar se eleva en el santuario familiar, en la parte más importante de la casa. Es una mesa en la que se deposita: pan, vino, agua, comida, sal, cirios, incienso, juguetes, dulces, frutas de temporada, veladoras y demás elementos que constituyen la ofrenda que brindan los familiares a las ánimas.

EL RETABLO: Empotradas en la pared, junto al altar, figuran imágenes de santos y una cruz, que representa la resurrección y la vida.

EL AGUA: Representa el principio de la vida, purifica y lava.

EL INCIENSO: Se utiliza como medio de unirse a Dios con la oración.

LA SAL: Representa que nosotros algún día nos convertiremos en sal.

LA FLOR: Representa la fugacidad de la vida.

LOS CIRIOS: Sirven para guiar los pasos de las ánimas en su viaje a la eternidad. Las fijadas en los sepulcros son símbolo de inmortalidad.

Es básico saber qué representa cada ofrenda, ya que muchas veces ponemos la ofrenda en un altar sin saber por qué está ahí.

Ricardo V. de la Rosa / Bilingüe / PEGL


En el mundo náhuatl precortesiano, la muerte era adorada como dios y controlaba el destino del universo; se le llamaba Mictlantecuhtli. El noveno mes del calendario religioso de los aztecas, que comenzaba el ocho de agosto, estaba dedicado a la fiesta de los pequeños difuntos, y era además la preparación para la celebración del mes siguiente que estaba dedicado a los adultos fallecidos. En él se les festejaba con ofrendas de alimentos y bebidas.

Después de la conquista la muerte se adaptó en la vida de los indios conversos como un pavoroso esqueleto cristiano, y las fiestas para los chicos y grandes dejaron de celebrarse en el mes de agosto. En el siglo XI se estableció el dos de noviembre como el día de los "Fieles Difuntos" en Europa.

En el México de hoy, las fechas que ha introducido la iglesia católica son: para los chicos el primero de noviembre y para los grandes el día dos.

A través del tiempo, la tradición del día de muertos se ha conservado gracias al fervor y la religiosidad con la que el pueblo mexicano la ha transmitido, y a pesar de las transformaciones que ha sufrido, la esencia de esta celebración no ha cambiado mucho. Este hecho nos habla del gran pasado histórico-cultural que tiene nuestro país y del cual debemos sentirnos orgullosos. Sin embargo, esta tradición tan importante está en riesgo de perderse debido a la influencia de costumbres extranjeras ajenas a nuestro contexto cultural, difundidas gracias a los intereses publicitarios de unos cuantos. Para evitar que esto suceda, es necesario que nosotros mismos nos esforcemos por conservar algo tan nuestro como los días de muertos. Podríamos comenzar por aprender un poco más acerca de esta antiquísima tradición en lugar de repetir los "slogans" publicitarios como loros, pues quien conoce valora, y quien valora preserva.

Porfirio Sosa / Bilingüe / PEGL


El director de esta prepa
Ingeniero Alfredo Peña
-no sé si usted ya lo sepa-
se dejó crecer la greña.

Su intención era muy clara:
quería burlar a la muerte
con su idumentaria rara,
mas lo abandonó su suerte.

¡Peña, cambia de actitud!
-dijo la señora flaca-
ya está listo tu ataúd
no hagas tanta alharaca.

Los muertos ya se organizan
-platica el enterrador-
pues creo que no simpatizan
con nuestro buen director.

La situación es muy triste,
todos van a protestar
pues el gran Alfredo insiste
en que tienen que estudiar.

Paloma Ledezma / Bilingüe / PEGL.



Todas tus sugerencias y comentarios son importantes, envíalos a:
webmasterTEAM@www.cegs.itesm.mx